El PAU de Las Tablas y el Camino de Santiago

Las calles del  Programa de Actuación Urbanística (PAU) de Las Tablas de Madrid llevan nombres relacionados con el Camino de Santiago. El PAU de Las Tablas se encuentra al noroeste de la capital y fue uno de los proyectados con motivo del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. En esta zona se encuentran también los PAUs de Arroyofresno, Montecarmelo y Sanchinarro.

La propuesta de denominación se formaliza en el mes de enero de 1998 y parte de la Junta Municipal del Distrito de Fuencarral-El Pardo, a la que pertenece el PAU de Las Tablas. Es aprobada en el pleno del Ayuntamiento de Madrid el 25de septiembre de 1998, siendo alcalde José Mª Álvarez del Manzano.

El proponente fue Pedro Ruiz de León Gómez-Zurdo, madrileño de 89 años, vocal-vecino de urbanismo, medio ambiente, circulación y transportes del distrito por el Partido Popular. Hombre culto, bondadoso y amante de la naturaleza. Amigo del Camino y Caballero de la Orden de Santiago desde mayo de 2005. Terminó el último recorrido el 11 de agosto de 2012 y en esta foto le encontramos durante el mismo en las proximidades de Melide.
 

 El motivo era “homenajear al Camino y a sus peregrinos con motivo del último Año Santo Jacobeo del siglo XX”, 1999, según se explica en la propuesta. Los nombres que figuran en las placas serán si duda evocadores para los que hayan hecho el Camino y, a buen seguro, atraerán el interés de los vecinos por situar y conocer estos emblemáticos lugares. 

El criterio de elección de los nombres se basa, mayoritariamente, en lugares y poblaciones del camino tomando como referencia el libro V del Codex Calixtinus de Aymeric Picaud, desde la frontera francesa y en las entradas por Somport y Roncesvalles. Se busca la homogeneidad y se evitan las duplicidades en el callejero.

Las excepciones a los lugares y poblaciones son: la avenida del Camino de Santiago, “como justo homenaje a todos los mortales que a través de los siglos osaron realizar la Ruta Jacobea”; la calle del Obispo Gelmírez (1065-1140), primer arzobispo de Compostela que “trabajó por aumentar el esplendor de culto del apóstol Santiago y de su iglesia” y la calle Maestro Mateo, arquitecto y escultor (1161-1217) del Pórtico de la Gloria.

La propuesta estaba tan bien motivada y documentada que se aprobaron el total de los 65 nombres para los viales (dos avenidas, dos paseos, una glorieta, una plaza y 59 calles) de Ruiz de León. Por acuerdo del pleno de fecha 26 de septiembre de 2005, se añade la localidad pontevedresa de Lalín, también del Camino, para una glorieta que permanecía innominada al inicio del paseo de la Tierra de Melide.

El plano, donado a los Amigos de los Caminos de Santiago de Madrid por el propio Pedro con motivo de la propuesta, lleva escritos los nombres y situación de su puño y letra. La numeración que tienen las calles nos servirá de referencia. La intención del proponente era que la avenida del Camino de Santiago, la principal y la que da sentido a la propuesta, atravesara todo el barrio y llegara a la vera del Santo, al final de Camino: “¡Estamos en Santiago! Nos situamos al atardecer, en la plaza del Obradoiro, junto a la fachada del Palacio Raxoy, actual sede del Gobierno Autónomo de Galicia”, contaba, jubiloso, al final de la propuesta. “Las escaleras de acceso a la catedral, dan la impresión de conducir al cielo”, concluía en pleno éxtasis.

Las modificaciones urbanísticas posteriores influyeron significativamente en el proyecto inicial y dejaron interruptus el Camino. Se produjo la desaparición de seis de las calles proyectadas (de la 45 a la 50) en la zona más próxima al cuartel de artillería RAAA nº 71, que no llegó a urbanizarse. También desaparecieron otros cinco nombres (51, 52, 55, 56 y 57) en el que acabaría siendo el Distrito “C”, donde radicaría la sede central de Telefónica. En este cuadro podemos comparar las calles propuestas y las aprobadas.

El acuerdo del pleno municipal de 29 de noviembre de 2006 que denominaba Ronda de la Comunicación (en origen, “del Distrito de la Comunicación”) al lugar en donde estaba la sede de Telefónica, acabó por difuminar el sueño de Pedro de recibir a los peregrinos como se merecían. De la propuesta inicial tan solo quedaron las calles del Pórtico de la Gloria y de la Puerta de Platerías. También quedó, como una aberración visual que aniquila el simbolismo de la propuesta, la placa rotuladora de plaza del Obradoiro con el logotipo del complejo de Telefónica al fondo. “Es una puñeta. Ni lo pensaba, pero hay que aceptarlo”, nos confiesa Pedro. El arquitecto es Rafael de la Hoz.

Nos parece que esta asociación de conceptos históricos y arquitectónicos es una verdadera chapuza. Quizás hubiera sido más conveniente cambiar todos los nombres anteriores y asignar al conjunto denominaciones relacionadas con la comunicación telefónica. Una barrera geográfica (la M-40), un túnel como única vía de comunicación, la ausencia de viviendas y de residentes y una división administrativa ad hoc, nos parecen elementos suficientes para dejar de llamar a esta zona PAU de Las Tablas y, por lo tanto, darle continuidad toponímica.

La curiosidad más destacable es el cariño de Ruiz de León por Melide.  El 16 de abril de 1993 proponía su nombre para el Plan Especial de Reforma Interior O8.07 de Ganapanes, sustituyendo a la calle Elena y fue aprobada. Entonces ya hacía referencia a ella como “importante enclave” del Camino. Con el paseo de Tierra de Melide volvió a acordarse de esta zona en cuya comarca se asientan los municipios de Toques y Santiso, cuyas calles cruzan el mencionado paseo.

Resulta sorprendente que entre tanta calle y tanta referencia al Camino no exista ningún monumento conmemorativo en Las Tablas. Paradójicamente, en el vecino PAU de Montecarmelo se ha inaugurado en junio de 2013 un cruceiro y un área de descanso que forman parte de la primera cuña verde jacobea del Camino de Madrid hasta Sahagún, donde entroncará con el Camino de Santiago.

La mayoría de los nombres que llevan los viales del PAU de Las Tablas son topónimos recurrentes, que ya denominaban a otros sitios o lugares, en este caso de España, y que se introducen en el callejero madrileño. Esta pauta ha sido frecuentemente seguida en los acuerdos municipales a lo largo del siglo XX y sigue, como vemos, utilizándose. Aunque el callejero madrileño también se sirve de topónimos “originales” como Las Tablas.


                                                                                                                                                                                                                                                    EL TOPONIMISTA

Fotografías realizadas por El Toponimista salvo la de Pedro Ruiz de León, cedida por éste.